miércoles, 12 de noviembre de 2014

NOTA 9. Deseando más tiempo contigo




Estoy en la oficina, son las 8:00 a.m. En este preciso momento me siento como en un callejón sin salida. Estoy pensando en lo delicioso que pasamos anoche jugando al “futgol” (no hay poder humano que te haga pronunciar bien la palabra) en la sala del apartamento. Quisiera tener la libertad de compartir más momentos contigo de ese tipo. Por regla general, solo disponemos para compartir hora y media, a lo sumo dos. Yo quisiera que fueran más horas, muchísimas horas.
Hace un momento hice una pausa para leer un bloguero que admiro, Ángel y su blog "Vivir al máximo". Ese chico es una inspiración para mí. Todo lo que dice es muy cierto. Para empezar estoy
de acuerdo con la premisa que estar de 7 a 5 en la oficina vendiendo el trabajo por unos buenos pesos limita lo que deseo hacer con mi vida.

A la luz de muchos blogueros este sería un blog que no tiene sentido. A lo mejor sea verdad. Sin embargo, me mantiene aquí mi mayor motivación: tú, hija mía. Este blog es dedicado a ti  y a todo lo que aprendo cuando compartimos. Es maravilloso lo que una niña de tres años puede enseñar.

No he echado en saco roto lo que he leído de Ángel y realmente estoy haciéndome un autoexamen para descubrir ese algo que hago tan bien que podría enseñar a otros. De hecho en la universidad, mis compañeros decían que tenía mucha habilidad, paciencia y persistencia para hacerlo. Me comprometo con mi deseo de ser dueña de mi tiempo para compartir contigo el tiempo que yo quiera y aprender mucho más de ti todos los días.

Anclaré en mi mente que todo lo que yo haga con mi vida es el mejor ejemplo que puedo darte. Si no lo intento, si desfallezco, si me rindo ante la apatía, te defraudaré. Ante semejante panorama no me queda otra alternativa que lograrlo.

Nota: En la foto estamos jugando a tomarnos fotos con el smartphone.

Te quiere mucho,

Tu mami